En un video mensaje proyectado durante la Misa por la Semana Nacional de la Migración en Los Ángeles (Estados Unidos), el Papa Francisco alentó a los inmigrantes a buscar refugio bajo el manto de María cuando hay “turbulencia espiritual”, pues como le dijo la Virgen de Guadalupe a San Juan Diego: “No tengas miedo. ¿No estoy yo aquí, yo, que soy tu Madre?”.

La Eucaristía fue presidida por el Arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Gómez, en la iglesia Misión Dolores, una parroquia en el este de la ciudad que se dedica al cuidado de los migrantes.

El mensaje del Santo Padre es parte de la entrevista televisiva con el fundador de los Ministerios de El Sembrador, Noel Díaz, y que será transmitida el 29 de enero por ESNE. Díaz es un inmigrante de origen mexicano. Actualmente es periodista, pero cuando era niño trabajó en su natal Tijuana (México) como lustrabotas. Esta decisión la tomó luego de escuchar a su madre -que era soltera-, que no tenía dinero para comprarle su traje para la Primera Comunión.

Noel Díaz relató su historia al Papa durante el vuelo a México en febrero de 2016, tras lo cual le pidió permiso al Pontífice para lustrarle los zapatos, algo que humildemente aceptó Francisco.

En el video, Francisco recordó a los inmigrantes que “somos una comunidad que también tiene una Madre y Jesús nos la dio a nosotros, su Madre y nuestra Madre, y una comunidad con una Madre debe sentirse segura”.

En ese sentido, el Pontífice recordó que “los monjes rusos de la época medieval, o antes, tenían un hermoso dicho. En aquel entonces decían: ‘cuando hay turbulencia espiritual, refúgiense bajo el manto de la Santa Madre de Dios’”.

“Y esto es lo que quiero decirles, (como) le dijo a Juan Diego en su idioma: ‘No tengas miedo. ¿No estoy yo aquí, yo, que soy tu Madre?’”, expresó Francisco.

El Arzobispo de Los Ángeles afirmó que las palabras del Papa son un “hermoso mensaje de esperanza” que recuerda “las palabras de Nuestra Señora de Guadalupe a San Juan Diego durante un tiempo de temor e incertidumbre, palabras de tranquilidad a nuestros hermanos y hermanas inmigrantes para no tener miedo porque no están solos. Como la Santísima Madre de Cristo, la Iglesia siempre estará con ellos”.

Además, dijo que el Santo Padre también “nos recuerda que como cristianos debemos ayudar a los que están sufriendo y en necesidad. Por eso, como una Iglesia seguirá estando en solidaridad con nuestros hermanos inmigrantes, porque para nosotros esto no es una cuestión política, es una cuestión humana”.